10 expresiones de la vida cotidiana que vinieron de la Biblia

10 expresiones de la vida cotidiana que vinieron de la Biblia

Por

Las expresiones y las frases que forman parte de la vida cotidiana en varios idiomas y culturas tienen origen en la Biblia – muchas dichas por el propio Jesucristo. Aun quien no es judío o cristiano las incorporó al día a día, sabiendo o no su origen. ¿Será que usted usa algunas de ellas?

Veamos algunos ejemplo:

1 – La niña de sus ojos

“Guárdame como a la niña de Tus ojos; escóndeme bajo la sombra de Tus alas…” Salmos 17:8. David usó la expresión refiriéndose a la pupila, la parte sensible y delicada de los ojos, imprescindible a la visión, por eso se merece toda la protección posible. Además, la pupila (o pupilo) también es una palabra que designa a alguien tutelado, protegido, lo que le da aún más sentido a las palabras usadas por el pastor que se volvió rey. Usamos esta expresión para algo que nos resulta precioso, especial, que se merece todos los cuidados.

2 – En un abrir y cerrar de ojos

La expresión utilizada para describir un acontecimiento repentino y rápido aparece en 1 Corintios 15:52: “en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta”.

3 – Perlas a los cerdos

Usado para expresar algo de calidad ofrecido a quien no tiene capacidad de apreciar, el término fue dicho por el Señor Jesús en Mateo 7:6, sobre ofrecer la Doctrina a quien no la valoriza: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.”

4 – Que tire la primer piedra

Otra expresión usada por Jesús, pero no en parábolas, pues fue dicha de forma literal. Un grupo de fariseos y escribas llevó hacia Él una muchacha acusada de adulterio, alegando que debían apedrearla, conforme a la costumbre de la época. El Mesías les dio una lección de perdón y autocrítica a los presuntos agresores (que en realidad buscaban tentarlo y destruir Su imagen delante del pueblo, a quien predicaba en ese momento). Hizo que miraran sus propios errores antes de juzgar a otra persona. “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8:7). Los acusadores se fueron avergonzados, sin tocar a la mujer.

5 – Ciego guiando a otro ciego

La expresión advierte sobre seguir a alguien falto de entendimiento, que no entiende la Palabra y que aún así la propaga, causándole más confusión a quien la oye, llevándolo a caminos equivocados. Jesús Se refería a los fariseos, que negaban Sus preceptos, pero que eran influyentes en la sociedad. El fin, para quien habla y oye, es el mismo, según el Hijo de Dios: … Toda planta que no plantó Mi Padre celestial, será desarraigada. Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” Mateo 15:13-14

6 – Lobo vestido de cordero

Bastante conocida, la expresión se refiere a los que fingen buenas intenciones solo para acercarse a alguien a quienes quieren perjudicar o corromper. Jesús hablaba al respecto de los falsos profetas, usando una figura conocida de las antiguas fábulas de Esopo, contador de historias de la Grecia antigua que usaba parábolas para enseñar lecciones de moral. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” Mateo 7:15

7 – La fe mueve montañas

Una vez, Jesús caminaba y tuvo hambre. Llegando cerca de una higuera para agarrar algunos frutos, vio que no había higos, solo hojas. Le ordenó al árbol que se secara, que fue lo que sucedió inmediatamente. Impresionados, no solo con el hecho de que la higuera se haya secado, sino también con la rapidez que sucedió, le preguntaron al Mesías cómo hizo eso. Él aprovechó la ocasión para hablar de la fuerza de la fe, que había demostrado en la práctica, incluso para lo que parecía imposible: “… De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho…” Mateo 21:21

8 – La unión hace la fuerza

Salomón es tenido como el autor del libro de Eclesiastés, donde pasa al lector y oyente una lección sobre vivir en familia y en comunidad, además del buen trabajo en equipo: “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.” Eclesiastés 4:9-10

9 – La carne es débil

El Señor Jesús uso la expresión para advertir sobre los peligros de las tentaciones físicas, pero también para mostrar que el espíritu encuentra fuerzas en Dios para vencerlas. A punto de ser preso, traicionado por Judas, el Mesías Se sintió triste y Se retiró con los apóstoles al jardín de Getsemaní para orar. Al terminar la oración y dirigirse hacia Sus seguidores, vio que dormían. Lo levantó a Pedro y Se lamentó. “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Mateo 26:40-41

10 – Después de la tempestad viene la calma

Se remonta al pasaje en donde Jesús estaba en un barco con Sus discípulos, cuando se durmió y sobrevino una violenta tempestad. Sus compañeros de viaje Lo levantaron, con miedo. Él le ordenó a los vientos y al agua que se calmaran, y así sucedió (Lucas 8:22-25). Una vez más, el Mesías les preguntó sobre por qué cedieron al miedo y no usaron la fe. De las más conocidas, la expresión es usada hoy para mostrar que, por más difícil que sea una situación, ella puede tener un fin favorable, según nuestras actitudes – y, claro, nuestra fe.