Venza los malos pensamientos

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

(Filipenses 4:8)

Analice sus pensamientos. ¿Todo lo que ocupa su mente se encaja en estos criterios? Mantenga en su mente solo lo que sea verdadero, justo, puro, bueno, etc. La Salvación no es fácil. Para conservarla es necesario estar conscientes de que fuimos salvos, estamos salvos y seremos salvos – si permanecemos fieles hasta el fin. No hay cómo permanecer fiel hasta el fin sin vencer los malos pensamientos.

Cuando el Señor Jesús habla de la puerta estrecha y del camino angosto (en Mateo 7:14), muestra cuán difícil es la Salvación. Pero solamente frente a las tentaciones, a los desiertos y a los desafíos podemos entender el peso de Sus palabras.

Uno de los secretos para mantener la Salvación es la oración en espíritu. Eso debe ser hecho inmediatamente después de que surjan los malos pensamientos. Instantáneamente, sin palabras, en la mente, y con toda la fuerza, tienen que ser expulsados, usando el nombre de Jesús.

Si no los resistimos de inmediato, ganan fuerza, amenazan la buena conciencia y, consecuentemente, la Salvación. Por eso, la reacción, por medio de una breve oración mental, tiene que ser inmediata. Los pensamientos son inevitables. Los positivos deben ser recibidos y alimentados. Los malos deben ser desterrados, aunque tengan la apariencia de buenos y parezcan tener sentido. No podemos impedirles venir, pero tenemos el poder y la autoridad para reprenderlos.

A partir de hoy, vigile sus pensamientos. Y mantenga en su mente solo lo que es bueno, puro, respetable y verdadero.

Haga clic aquí y vea el mensaje anterior.

Si usted quiere aprender más sobre este tema, participe de la Noche de la Salvación, que se realiza todos los miércoles en la Universal. Ingrese aquí para conocer la dirección de una Iglesia más cercana a usted.

Fuente: Libro “El Pan nuestro para 365 días”, del obispo Edir Macedo

Notas Relacionadas