Tal padre, tal hijo

¿Usted ya ha pensado sobre el papel de un padre en la vida de un hijo? El padre es aquella persona que transmite seguridad para la familia, es el líder que sabe orientar y enseñarles a sus hijos a hacer lo correcto. Él es un ejemplo a seguir, trabaja y provee a su familia, toma decisiones importantes, no es egoísta e impone reglas. Es aquella persona a quien el hijo recurre cuando todo está saliendo mal, porque él confía plenamente que el padre tiene la solución para todo.

Esos deberían ser algunos de los conceptos para la palabra “padre” en la sociedad, pero, lamentablemente, no siempre es así. Hay hijos que crecen desamparados de una figura paterna o tal vez nunca llegaron a conocerla. Y eso puede traer problemas para el pleno desarrollo del niño.

Padres indisciplinados, hijos irrespetuosos

El padre tiene un papel importante en la vida de su hijo, es algo presente en la parte principal de la biología humana. Y fue para generar una reflexión sobre el papel de ambos en la familia que el Proyecto IntelliMen promovió el 10° encuentro, dirigido por el obispo Clodomir Santos, en el Templo de Salomón, ubicado en San Pablo, Brasil.

“Yo que viví desde los 12 a los 17, 18 años de edad en la marginalidad, en el tráfico de drogas, sé lo grave que es eso. Porque cada muchacho, hijo de madre soltera, que no tiene la figura de su padre, que no sabe quién es el padre, está más rebelde que otros”, destacó el obispo Clodomir.

Por eso, un hogar sin estructura genera hijos también así, lo que crea un círculo vicioso de problemas familiares en la sociedad. “Nosotros vivimos en una generación en la que la madre no sabe ser madre, porque cada mujer que no sabe ser esposa no sabe ser madre. Y por eso no hay respeto de los hijos hacia la madre y mucho menos hacia el padre. Entonces, usted ve lo que sucede en la sociedad. Toda esa violencia, todo ese caos, toda esa desgracia que nosotros vemos apoderándose de nuestras calles, toda esa falta de respeto. Todo eso comienza dentro de casa. No hay mejora, no hay señal de mejora. Y la tendencia es que empeore”, añadió el obispo.

Cuando un padre es indisciplinado en sus actitudes, toda la familia sufre. La esposa y los hijos son expuestos a dolores a causa de la inmadurez del hombre que tiene el deber de cuidar a la familia.

Si usted no encontró en su padre un ejemplo a seguir, no tenga resentimiento hacia él, sino conviértase en el buen hombre que a usted le hubiera gustado que él fuera. Y si usted no tuvo la oportunidad de convivir con su padre, sepa que Dios es el consuelo paterno que usted puede buscar, Él le ama y quiere lo mejor para su vida.

El respeto es fundamental para que haya una buena relación interpersonal. Si usted es un hombre y desea cambiar sus actitudes, el momento es ahora. Participe del Proyecto IntelliMen y aprenda cómo ser un hombre mejor. Para más información sobre el grupo haga clic aquí.

Destacados

Notas Relacionadas