Reunión especial en La Plata

El 11 de octubre, el obispo Djalma visitó la ciudad capital de la Provincia de Buenos Aires, donde realizó una reunión especial para alrededor de mil personas, a las que sorprendió con la noticia de que había sido adquirido un local donde se edificará la futura sede de la Universal en esa ciudad.

La reunión, pautada para las 15, tuvo que comenzar media hora antes por la cantidad de gente que colmó el local ubicado en la calle 7, entre 55 y 56. Al empezar el encuentro, el obispo Djalma explicó el secreto para alcanzar las cosas grandes de Dios: “Si yo le pregunto a usted si quiere que Dios haga cosas grandes o pequeñas en su vida, usted seguramente me responderá que quiere la grandeza de Dios.

Para eso, hay un precio que pagar, y son pocos los que están listos para hacerlo. Todo lo que es bueno tiene un precio alto. El precio que usted debe pagar es, por ejemplo, confiar en Dios, no haciéndole caso a lo que ve o siente.

Para que sucedan cosas grandes es necesario pagar el precio de la perseverancia, de la confianza, de la actitud, de la determinación.

Los héroes de la Biblia hicieron eso. David ante Goliat por ejemplo, tuvo que confiar, tomar una actitud y determinarse a vencerlo. Dios hace cosas grandes, pero para que pueda hacerlas, el 51 % depende de usted”.

Luego del mensaje de fe, todos fueron invitados a examinarse a sí mismos, para ver si realmente habían pagado el precio que corresponde para recibir las cosas grandes de Dios.

Fe con actitud

El obispo también determinó la liberación y la cura para quienes habían llegado a la reunión con problemas de salud.

nelidaComo sucedió con Nélida, que dijo: “Tenía siete nódulos y cuando usted hizo la oración se me fue todo. Debía operarme. Pero ahora no los tengo más, se me fueron”.
juanaJuana, por su parte, comentó: “Hace más de ocho años que tenía un problema en la cadera. No podía caminar, me dolía muchísimo. No podía ni pararme y ahora, después de la oración, se me fue todo, no me duele nada”.

 

 

angelaFinalmente, Ángela afirmó: “Hace dos semanas que tenía un dolor en el cuello. Vine acá, participé de la oración y se me pasó. No lo puedo creer, es un milagro”.

Buenas noticias

Para finalizar, el obispo contó que tenía en sus manos la copia de la escritura del local donde la Universal edificará la nueva sede de La Plata, que tendrá capacidad para 1500 personas y todas las comodidades para que el pueblo platense pueda buscar la ayuda de Dios.

Notas Relacionadas