¿Qué hago para que mi marido sea cariñoso?

Compañerismo, afecto y atención son actitudes que muchos esperan de la pareja. Sin embargo, no siempre esas cualidades se encuentran en la persona amada. En la Escuela del Amor Responde, los profesores Renato y Cristiane Cardoso aconsejan a la alumna Cleiane, que pasa por ese problema con su esposo y pide ayuda, porque no sabe cómo lidiar con su manera de ser. Lea a continuación.

Cleiane – Estoy casada hace seis años y tengo un hijo de dos meses. Me gustaría saber qué debo hacer cuando la relación está fría. Mi marido llega del trabajo y en seguida se enfoca en otras cosas. No se sienta para conversar conmigo y me echa la culpa de todos los problemas. ¿Qué hago para que mi marido se vuelva compañero, amigo y cariñoso? Sinceramente, no sé qué más hacer, ya busque ayuda, incluso, la de un psicólogo. ¿Cuál es la opinión de ustedes al respecto?

Cristiane – Cleiane, es un derecho suyo querer que su marido cambie, que él sea compañero, cariñoso y atento, pero es un error de su parte desear su cambio sin mirar hacia usted misma. Usted necesita evaluar lo que ha hecho o no por su esposo. Por ejemplo: cuando él llega a casa y la mira, ¿qué ve? Si él ve a una mujer malhumorada y frustrada con la vida porque su marido no le presta atención, él no tiene ninguna motivación para ser la persona que usted quiere que él sea.

Renato – Usted necesita saber comunicarle a él lo que está sucediendo, pero de una forma que él entienda. Es normal que la mujer se moleste, murmure y le exija a su marido, pero, actuando así, él no la escucha. Si usted ha hecho esto, Cleiane, solo ha dejado a su esposo irritado y cada vez más frío hacia usted. Usted dice que él llega a casa cansado y en seguida se enfoca en otras cosas. Eso es normal, porque después de un día de trabajo, lo que él más quiere es llegar a casa, ver televisión, hacer otras actividades y distraerse del día estresante.  En ese momento, lo último que él quiere es a una persona quejándose en su oído.

Cristiane – El clima que quiere tener en su matrimonio, usted lo debe provocar. Cuando él llega a casa estresado y cansado y nota que el ambiente es de paz y que su esposa está bien, eso hará una gran diferencia en su comportamiento. Yo sé eso muy bien porque Renato y yo trabajamos mucho y lo que nos ayuda a poder cumplir con todo es que en nuestra casa existe ese buen clima. De esa manera, sentimos placer en estar en casa y uno al lado del otro. Si Renato está estresado, yo permanezco más tranquila, hablo lo justo y no trato de resolver problemas en ese momento. Él hace lo mismo conmigo, porque es necesario mantener el clima en casa. Esa es una tarea importante de la mujer, que es la reina del hogar y puede determinar cómo serán las cosas y el clima en casa.

Renato – Eso no quiere decir que él no esté equivocado. Él lo está, pero la gran cuestión aquí es si él sabe eso. El gran error de las personas que nos piden ayuda es que ellas no le cuentan a la pareja lo que está sucediendo de forma objetiva como nos cuentan cuando nos buscan. Si usted quiere que su marido la escuche, tiene que elegir el mejor momento y, probablemente no será cuando él llega a casa para distraerse de un día estresante de trabajo. El momento adecuado es cuando está todo bien, todo tranquilo y que él esté de buen humor.

Elegido el mejor momento, dígale a él que necesita conversar sobre algo que hace tiempo viene guardando dentro de sí. Luego, explíquele cómo se ha sentido, que él no la malinterprete, pero que usted se ha sentido sola y que ustedes necesitan trabajar sobre eso. Note que de esa forma usted no está acusándolo de nada, solo está expresando lo que ha pasado. Él se va a sorprender y tal vez no sabrá cómo actuar, pero tendrá que encontrar una manera de lidiar con eso, porque ahora él sabe que hay un problema y, aunque él no haga nada en el momento, eso quedará en su cabeza.

Cristiane – Pregúntele si él ve algo en lo que usted debe mejorar, que estorba para que ustedes tengan un diálogo mejor y mayor proximidad. Eso es una forma de resolver la situación y, lo mejor, sin peleas.

Para saber más sobre cómo resolver los problemas de la vida sentimental, participe de las reuniones de la Terapia del Amor, todos los jueves, en la Universal. Encuentre la dirección de la Universal más cercana a usted donde puede participar aquí.
En cada reunión, matrimonios, prometidos, novios y solteros aprenden sobre el amor inteligente y a desarrollar la relación de pareja.

Destacados

 

Notas Relacionadas