Perdonar es bueno para la salud

Es muy común que nos sintamos bien cuando somos perdonados, ¿no es así? Pero sepa que esta actitud trae beneficios no solo para la persona que recibe el perdón, sino también para el que perdona. Ahora, según la ciencia, los beneficios pueden verse también en la salud.

Según un estudio publicado recientemente en el periódico Psychology Journal of Health y citado en la revista estadounidense Time, las personas que tienen más facilidad de perdonar, logran eliminar los efectos provocados por una situación de estrés. La encuesta fue realizada conjuntamente con la Universidad de California y la Universidad Luther College, ambas en los Estados Unidos, con 148 jóvenes adultos.

Durante la evaluación, los investigadores concluyeron que los problemas físicos y mentales causados ??por la vida estresante desaparecían mientras iban perdonando. “La práctica del perdón actúa como un amortiguador contra el estrés. Si usted no suele perdonar, siente absolutamente los efectos brutos del estrés”, dijo uno de los autores del estudio, Loren Toussaint, profesor de psicología de Luther College.

Los beneficios no se detienen por ahí. Según los investigadores, las personas tolerantes con los demás tienen más habilidad de lidiar con las dificultades de la vida, y tienen actitudes más mansas en situaciones estremecedoras. “El perdón elimina la conexión entre el estrés y la enfermedad mental. Creo que la mayoría de las personas quiere sentirse bien y el perdón les ofrece esa oportunidad”, destacó Toussaint.

Esto significa que el acto de perdonar realiza una “limpieza” en las emociones negativas, desempeñando un papel importante para nuestro bienestar. No es de extrañar que sintamos un gran alivio cuando perdonamos a alguien, independientemente del mal que haya hecho. Al perdonar, liberamos el mal sentimiento que estaba atrapado dentro de nosotros y, así, nos liberamos del estrés. Por otro lado, si tenemos algún resentimiento y no perdonamos, actuamos por impulso y, muchas veces, perdemos el control de las emociones. El resultado aparece a través de síntomas nocivos tales como dolores, cansancio y mareos, por ejemplo.

La importancia del perdón

Perdonar es el acto consciente del abandono del resentimiento en contra de alguien que, de algún modo, nos causó daño, aunque la otra persona no lo merezca. Es una actitud difícil de tomar, pero es necesaria.

El obispo Macedo en su programa “Palabra Amiga”, en la radio Red Aleluya, destacó que el hecho de perdonar es una de las actitudes más importantes para mantener la comunión con Dios y, muchas personas quieren ser perdonadas, pero no hacen lo mismo con su semejante. “Muchos repiten las palabras: ‘perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores‘. Pero, ellos no perdonan, engañándose a sí mismos. Su deuda ante de Dios es impagable. Solamente cuando se perdona, es que Él perdona”, destaca.

Según el obispo, no sirve de nada que una persona tenga actitudes cristianas, como orar, ayunar, dar ofrendas y devolver el diezmo, si se reúsa a perdonar. “Puede hacer todo esto, pero si no perdona, no pasará nada. Cuando tenemos un pesar, los cielos están literalmente cerrados a nuestras oraciones”, enfatizó.

¿Cómo perdonar?

El primer paso es aceptar lo que pasó. Esto no quiere decir que usted estará de acuerdo, ni olvidará los hechos. Sin embargo, dejará de sentir las emociones negativas que toman forma de rencor, y sabrá lidiar con eso como algo distante, sin que eso aún le afecte.

El segundo paso es no esperar sentir ganas de perdonar. Para esto hay que usar la razón. “Aunque el corazón grite, se rebele, sienta odio, es importante que utilice el intelecto y pronuncie palabras de bendición a la otra persona. El corazón puede ser lo que fuera, pero nunca controlará a la razón cuando la persona es decidida “, afirma el obispo.

Él enseña cómo actuar: “Ore por esa persona y bendígala. En su mente, usted ya está perdonándola, despreciando al corazón, a los sentimientos, y centra la fe en esa obediencia a la Palabra de Dios”, dice.

Esto significa que es usted quien decide perdonar tomando una actitud de fe. “A través de este esfuerzo, el Espíritu Santo eliminará los sentimientos de su corazón, y así, usted será libre para recibir el perdón de Dios, el bautismo con el Espíritu Santo, la Salvación y todas las demás bendiciones “, señaló el obispo.

Otro paso importante es no preocuparse por la reacción de la persona que le perjudicó, incluso si la misma es indiferente a su perdón, usted podrá disfrutar de una vida más aliviada porque la situación en su interior, estará resuelta.

Actuando así, usted no dejará que ningún rencor, ni pesar, perjudique su salud y su relación con Dios. Si alguien se equivocó con usted, aunque sea grave, no pierda tiempo alimentando un sentimiento negativo. Perdone y siga adelante.

Y si usted está teniendo dificultades para tomar esta actitud, busque ayuda y dígale a Dios que quiere perdonar. Usted lo logrará. Crea.

Obtenga más información sobre este y otros asuntos espirituales en la Noche de la Salvación, una reunión especial que se realiza todos los miércoles a las 20h en la Universal. Ingrese aquí para consultar la dirección de la iglesia más cercana a su domicilio.

Destacados

Notas Relacionadas