Lea la Biblia en 1 año – 139° día

Conocer la Biblia es muy importante para todos nosotros, especialmente en los momentos más difíciles de nuestra vida, porque Dios habla con nosotros por medio de Su Palabra. El Espíritu Santo nos conduce, nos orienta, y cuando pasamos por tribulaciones, Él nos hace recordar lo que está escrito en la Biblia, una Palabra de Dios que nos conforte. Pero solo la recordaremos si la conocemos.

Por eso, elaboramos un plan para que usted lea la Biblia en 1 año. Si usted todavía no comenzó, haga clic aquí y empiece ahora, no lo deje para mañana. Usted verá cómo se transformará su vida.

Si usted ya está en este propósito, acompañe la lectura de hoy:

Números 28

1 Después habló el Señor a Moisés, diciendo:

2 Ordena a los hijos de Israel, y diles: “Tendréis cuidado de presentar mi ofrenda, mi alimento para mis ofrendas encendidas, aroma agradable para mí, a su tiempo señalado.”

3 Y les dirás: “Esta es la ofrenda encendida que ofreceréis al Señor: dos corderos de un año, sin defecto, cada día como holocausto continuo.

4 “Ofrecerás un cordero por la mañana, y ofrecerás el otro cordero al atardecer;

5 y como ofrenda de cereal, una décima de un efa de flor de harina mezclada con la cuarta parte de un hin de aceite batido.

6 “Es un holocausto continuo instituido en el monte Sinaí como aroma agradable, ofrenda encendida al Señor.

7 “Y su libación será la cuarta parte de un hin por cada cordero; en el lugar santo derramarás una libación de bebida fermentada al Señor.

8 “Y el segundo cordero lo ofrecerás al atardecer; como la ofrenda de cereal de la mañana y como su libación lo ofrecerás, ofrenda encendida, aroma agradable al Señor.

9 “El día de reposo ofrecerás dos corderos de un año, sin defecto, y dos décimas de un efa de flor de harina mezclada con aceite, como ofrenda de cereal y su libación.

10 “El holocausto de cada día de reposo será además del holocausto continuo y de su libación.

11 “También, al principio de cada mes, presentaréis un holocausto al Señor: dos novillos y un carnero, y siete corderos de un año, sin defecto,

12 y tres décimas de un efa de flor de harina, como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por cada novillo; y dos décimas de flor de harina como ofrenda de cereal, mezclada con aceite, por el carnero;

13 y una décima de un efa de flor de harina mezclada con aceite como ofrenda de cereal por cada cordero, como holocausto de aroma agradable, ofrenda encendida al Señor.

14 “Sus libaciones serán medio hin de vino por novillo, la tercera parte de un hin por el carnero y la cuarta parte de un hin por cordero; este es el holocausto de cada mes por los meses del año.

15 “Y un macho cabrío como ofrenda por el pecado al Señor, se ofrecerá con su libación además del holocausto continuo.

16 “El mes primero, el día catorce del mes, será la Pascua del Señor.

17 “Y el día quince de este mes habrá fiesta; por siete días se comerá pan sin levadura.

18 “El primer día habrá santa convocación; no haréis trabajo servil.

19 “Y presentaréis una ofrenda encendida, holocausto al Señor: dos novillos, un carnero y siete corderos de un año; serán sin defecto.

20 “Y como su ofrenda de cereal, prepararéis flor de harina mezclada con aceite: tres décimas de un efa por novillo y dos décimas por el carnero;

21 una décima de un efa prepararéis por cada uno de los siete corderos;

22 y un macho cabrío como ofrenda por el pecado, para hacer expiación por vosotros.

23 “Estos prepararéis además del holocausto de la mañana, el cual es como holocausto continuo.

24 “De esta manera prepararéis cada día, por siete días, el alimento de la ofrenda encendida, como aroma agradable al Señor; se preparará con su libación además del holocausto continuo.

25 “Y al séptimo día tendréis santa convocación; no haréis trabajo servil.

26 “También, el día de los primeros frutos, cuando presentéis una ofrenda de cereal nuevo al Señor en vuestra fiesta de las semanas, tendréis santa convocación; no haréis trabajo servil.

27 “Y ofreceréis un holocausto como aroma agradable al Señor: dos novillos, un carnero, siete corderos de un año;

28 y su ofrenda de cereal, flor de harina mezclada con aceite: tres décimas de un efa por cada novillo, dos décimas por el carnero,

29 una décima por cada uno de los siete corderos,

30 y un macho cabrío para hacer expiación por vosotros.

31 “Esto haréis además del holocausto continuo con su ofrenda de cereal y sus libaciones. Serán sin defecto.

Salmos 72

1 Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey.

2 Juzgue él a tu pueblo con justicia, y a tus afligidos con equidad.

3 Traigan paz los montes al pueblo, y justicia los collados.

4 Haga él justicia a los afligidos del pueblo, salve a los hijos de los pobres, y aplaste al opresor.

5 Que te teman mientras duren el sol y la luna, por todas las generaciones.

6 Descienda él como la lluvia sobre la hierba cortada, como aguaceros que riegan la tierra.

7 Florezca la justicia en sus días, y abundancia de paz hasta que no haya luna.

8 Domine él de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra.

9 Dobléguense ante él los moradores del desierto, y sus enemigos laman el polvo.

10 Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo;

11 y póstrense ante él todos los reyes de la tierra; sírvanle todas las naciones.

12 Porque él librará al necesitado cuando clame, también al afligido y al que no tiene quien le auxilie.

13 Tendrá compasión del pobre y del necesitado, y la vida de los necesitados salvará.

14 Rescatará su vida de la opresión y de la violencia, y su sangre será preciosa ante sus ojos.

15 Que viva, pues, y se le dé del oro de Sabá, y que se ore por él continuamente; que todo el día se le bendiga.

16 Haya abundancia de grano en la tierra, en las cumbres de los montes; su fruto se mecerá como los cedros del Líbano; y los de la ciudad florezcan como la hierba de la tierra.

17Sea su nombre para siempre; que su nombre se engrandezca mientras dure el sol, y sean benditos por él los hombres; llámenlo bienaventurado todas las naciones.

18 Bendito sea el Señor Dios, el Dios de Israel, el único que hace maravillas.

19 Bendito sea su glorioso nombre para siempre, sea llena de su gloria toda la tierra. Amén y amén.

20 Aquí terminan las oraciones de David, hijo de Isaí.

Isaías 19

1 Profecía sobre Egipto. He aquí, el Señor va montado sobre una nube veloz y llega a Egipto; se estremecen los ídolos de Egipto ante su presencia, y el corazón de los egipcios se derrite dentro de ellos.

2 Incitaré a egipcios contra egipcios, y cada uno peleará contra su hermano y cada cual contra su prójimo, ciudad contra ciudad y reino contra reino.

3 Entonces el espíritu de los egipcios se apocará dentro de ellos; confundiré sus planes, y ellos acudirán a los ídolos, a los espíritus de los muertos, a los médium y a los espiritistas.

4 Entregaré a los egipcios en manos de un amo cruel, y un rey poderoso gobernará sobre ellos — declara el Señor, Dios de los ejércitos.

5 Se agotarán las aguas del mar, y el río se secará y quedará seco.

6 Hederán los canales, disminuirán y se secarán las corrientes de Egipto; la caña y el junco se marchitarán.

7 Las cañas junto al río, a orillas del Nilo, y todos los sembrados junto al Nilo se secarán, serán esparcidos, y no serán más.

8 Se lamentarán los pescadores, y harán duelo todos los que echan anzuelo en el Nilo; los que extienden sus redes sobre las aguas desfallecerán.

9 Serán confundidos los que trabajan el lino cardado y los tejedores de tela blanca.

10 Y las columnas de Egipto serán demolidas, todos los jornaleros estarán abatidos.

11 No son más que necios los príncipes de Zoán; el consejo de los más sabios consejeros de Faraón se ha vuelto torpe. ¿Cómo decís a Faraón: Yo soy hijo de los sabios, hijo de los antiguos reyes?

12 Pues bien, ¿dónde están tus sabios? Que ellos ahora te declaren, y te hagan saber lo que el Señor de los ejércitos ha determinado contra Egipto.

13 Han obrado neciamente los príncipes de Zoán, se han engañado los príncipes de Menfis; han extraviado a Egipto los que son la piedra angular de sus tribus.

14 El Señor ha mezclado en medio de ella un espíritu de distorsión, y han hecho extraviar a Egipto en todas sus empresas, como se tambalea el ebrio en su vómito.

15 Y no habrá para Egipto obra alguna que pueda hacer su cabeza o su cola, su hoja de palmera o su junco.

16 En aquel día los egipcios serán como las mujeres, y temblarán y estarán aterrados ante la mano alzada que el Señor de los ejércitos agitará contra ellos.

17 Y la tierra de Judá será terror para Egipto; todo aquel a quien se la mencionen quedará aterrado de ella, a causa del propósito que el Señor de los ejércitos ha determinado contra él.

18 Aquel día cinco ciudades en la tierra de Egipto hablarán la lengua de Canaán y jurarán lealtad al Señor de los ejércitos; una de ellas será llamada Ciudad de Destrucción.

19 Aquel día habrá un altar al Señor en medio de la tierra de Egipto, y un pilar al Señor cerca de su frontera.

20 Y será por señal y por testimonio al Señor de los ejércitos en la tierra de Egipto; porque clamarán al Señor a causa de sus opresores, y El les enviará un salvador y un poderoso, el cual los librará.

21 Y el Señor se dará a conocer en Egipto, y los egipcios conocerán al Señor en aquel día. Adorarán con sacrificios y ofrendas, harán voto al Señor y lo cumplirán.

22 Y el Señor herirá a Egipto; herirá pero sanará; y ellos volverán al Señor, y El les responderá y los sanará.

23 Aquel día habrá una calzada desde Egipto hasta Asiria; los asirios entrarán en Egipto y los egipcios en Asiria, y los egipcios adorarán junto con los asirios.

24 Aquel día Israel será un tercero con Egipto y con Asiria, una bendición en medio de la tierra,

25 porque el Señor de los ejércitos lo ha bendecido, diciendo: Bendito es Egipto mi pueblo, y Asiria obra de mis manos, e Israel mi heredad.

Acompañe la lectura del 138° día ingresando aquí.

Destacados

Notas Relacionadas