Ellas no aceptan la injusticia

Muchas feministas extremistas han propagado la idea de que la mujer necesita disputar espacio con los hombres para sobresalir, cuando en realidad, deberían defender la igualdad entre hombres y mujeres.

“Hombres y mujeres no pueden ser enemigos, en la búsqueda de la igualdad no se puede despreciar a las personas del otro género. Existen otras maneras de luchar por lo que se merece sin perder el equilibrio”, afirma la señora Cristiane Cardoso.

La Biblia relata la historia de cinco mujeres, que a pesar de vivir en una época difícil para el género, lograron garantizar sus derechos de forma equilibrada e inteligente.

En Números 27, la Biblia relata como se realizó la distribución de los territorios para cada tribu, después de la conquista de la Tierra prometida.

En esa época, solo los hombres tenían derecho a una herencia. Pero la única descendencia de Manasés eran 5 mujeres. Por eso, ellas fueron ante Moisés y le pidieron lo que les correspondía. Entonces, Moisés le pidió consejo a Dios: “Moisés llevó su causa delante del Señor. Y el Señor respondió a Moisés, diciendo: Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas.”, (Números 27:5-7).

Ellas no discutieron, pidieron lo que les correspondía con inteligencia. Es por eso que, para que la mujer sea feliz, tiene que recorrer un camino distinto al que la sociedad impone.

La señora Cristiane Cardoso concluye diciendo que muchas quieren demostrar sus valores de forma equivocada y se vuelven infelices: “Esa fuerza les hace mal. Deben protegerse, pero de la manera correcta”.

Destacados

Notas Relacionadas