El secreto para tener un matrimonio feliz


En el último encuentro del año de la Terapia del Amor, los presentes, solteros y casados pudieron aprender acerca del Amor inteligente a través de las palabras del obispo Djalma y la señora Lucelaine. Durante la reunión, tanto el obispo como la señora aclararon varios puntos que son claves para que la relación funcione y se fortalezca con el pasar de los años. Sus consejos se basaron en su experiencia personal y en la experiencia de aconsejar durante años a matrimonios que enfrentaban situaciones difíciles.

Los presentes escucharon atentamente las palabras del señor obispo: “El pan es un alimento que sustenta al cuerpo. En el matrimonio la pareja es una sola carne, un solo cuerpo. Ese pan es la bendición de Dios que sustenta al matrimonio, y nos es dado cuando hacemos la voluntad de Dios y no la nuestra. Eso se llama sacrificio.

La Palabra de Dios dice: “Hágase Tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”, (Mateo 6:10-11).

En cuanto a la vida sentimental, muchos no quieren sacrificar, porque quieren hacer su propia voluntad, sus propias elecciones, no aceptando así, la Voluntad y la Elección del Altísimo. Por otro lado, aquellos que sacrifican confiando en Dios, creyendo que Él conoce todas las cosas y quiere lo mejor para nosotros, comprueban que escogieron correctamente al optar por hacer Su voluntad.

Pero el sacrificio no se detiene ahí. Si dejamos de sacrificar, dejaremos de recibir el pan nuestro de cada día. El acto de desear agradar, y de corresponder a las expectativas de la persona amada, exige de nosotros sacrificio. Por ejemplo: Aun llegando tarde y cansado, el marido debe comprender que necesita contarle a su esposa cómo fue su día. Por otro lado, la esposa después de un día atareado, debe preocuparse por preparar todo para recibirlo. Tener la casa arreglada, la ropa planchada, la comida preparada y principalmente a sí misma para darle atención a su marido.

Todo eso exige mucho sacrificio diario, porque el pan que sustenta también es diario. Es de esa forma que Lucelaine y yo estamos cumpliendo 30 años de casados”.

Después de comprender la esencia del sacrificio diario en la pareja, tanto las personas solteras que participan de cada encuentro de la Terapia del Amor para prepararse para amar y ser amado, así como las personas que ya se encuentran casadas, estaban en condiciones de enfrentar cualquier situación adversa.

A continuación los presentes recibieron la bendición del obispo Djalma y su esposa para que también sus matrimonios sean bendecidos.

Si usted desea aprender a cuidar de su interior y de su relación de pareja, esté presente el próximo jueves en la Terapia del Amor a las 10, 16 y 20 h en Av. Corrientes 4070, Almagro. A lo largo de este año miles de personas han restaurado su situación sentimental, anímese a luchar por su felicidad amorosa en este 2017.

Notas Relacionadas