“Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.” (Lucas 18:27)

“Llegué enferma de neumonía”

Cristina: “Llegué acá con muchísima tos y dolor, el médico me dijo que tenía neumonía.

Pasé por el Camino de la Sal, luego recibí una oración y me liberé de todo.

Ahora me siento bien, gracias a Dios es como si no tuviera nada. De hecho, en mi trabajo están asombrados y me preguntan qué me pasó.

Se sorprendieron porque estoy mejor, estoy muy feliz”.

 

Dios cambió su vida en los Casos Imposibles

Antes de conocer la Universal, Evelyn vivió momentos difíciles: “En cuanto a la salud, la espalda me dolía tanto que no podía dormir. Tenía ataques de pánico y en mi trabajo estaba todo trabado.

Participando en los Casos Imposibles, me curé. Me liberé de mis problemas espirituales. Conseguí trabajo en una oficina y después puse mi negocio propio, estoy feliz, con mi vida restaurada”, concluye.

 

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este periódico, como en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.

Si usted tiene un imposible en su vida o en la de algún ser querido, acérquese a participar de la reunión de los Casos Imposibles este sábado a las 7, 9, 20 y especialmente a las 15 h en Av. Corrientes 4070, Almagro.

Destacados

Notas Relacionadas