El año ya cambió, ¿y su vida?


Es momento de tomar decisiones y comenzar a pensar en nuevos proyectos. El tiempo sigue corriendo y cada día que pasa podemos perder una oportunidad única.

Los proyectos no pueden quedarse en el papel, no pueden ser simples ilusiones, debemos hacer que se conviertan en realidad para que tengamos una vida completa, bendecida en todos los aspectos. Pero para ello debemos saber que nuestro éxito necesita la ayuda de lo Alto.

En el blog del obispo Macedo encontramos las claves para que nuestros proyectos tengan el éxito que necesitamos:

“Todo arquitecto prudente sabe que el éxito de su obra no dependerá de la belleza, sino de una base sólida que sustentará todo lo que será construido.

La base, es la parte más importante de la edificación. En ella se gastará más tiempo y más esfuerzo. Y, tratándose de Dios, que promete hacer una obra grandiosa en la vida de aquellos que creen, que se entregan al Señor Jesús, ¿cuál es la base que sustentará todo Su proyecto en nosotros? Bien, si analizamos la Palabra de Dios, vemos que:

‘En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios Se movía sobre la faz de las aguas.’, (Génesis 1:1-2). La primera Persona que apareció en la Creación fue el Espíritu Santo.

‘Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos Le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre Él.’, (Mateo 3:16). Antes de comenzar Su ministerio, el Señor Jesús recibió el Espíritu Santo. Y, para terminar:

‘Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de Mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.’, (Hechos 1:4-5).

Los apóstoles no podrían comenzar la iglesia y la obra que les había sido confiada sin el Espíritu Santo.

Llegamos a la siguiente conclusión: Todos los proyectos que Dios ha preparado para cada uno de nosotros comienzan en el Bautismo con el Espíritu Santo. Sin Él es imposible que la obra sea perfecta y completa.

Lamentablemente, muchos han estado más ocupados y preocupados por sus intereses, por sus problemas, y no han prestado atención a lo que realmente es lo más importante, que es la base de todo. Por lo tanto, No se distraiga con los detalles, preocúpese por la base, por la estructura, pues de esta depende todo lo que será edificado.

Crea: el proyecto de Dios para su vida es mayor de lo que usted pueda imaginar, pero este no será hecho sin la base. Ahora usted puede entender por qué la Iglesia Universal es lo que es, y por qué llegó y está llegando adonde jamás nos hubiéramos imaginado.

Piense en esto: ¡sin la base no se construye nada!”.

Notas Relacionadas