¿Dios está obligado a bendecirme porque Le entregué mi vida?

¿Dios está obligado a bendecirme porque Le entregué mi vida?

Por

Muchas personas tienen el pensamiento de que las bendiciones de Dios  deben llegar automáticamente a sus vidas, luego de que se convierten o comienzan a servirlo. Algunos cristianos creen que porque son obreros, líderes de grupo o por tener alguna responsabilidad en Su obra tienen el derecho de recibir de Dios todo lo que desean. Pero ese pensamiento no está bien, ya que tener fe para servir a Dios y tener fe para luchar por las conquistas son cosas muy diferentes.

Usted se entrega a Dios para ser salvo y Lo sirve porque quiere pasarle a otras personas la Salvación que recibió. Pero, si desea tener una vida económica abundante, un matrimonio bendecido, ser curado o cualquier otra bendición tiene que luchar por lo que quiere.

Haga su parte

El obispo Jadson Santos explica, en su libro “50 Tonos para el Éxito”, que si algo en su vida no está yendo bien, solo usted tiene el poder para cambiar la situación. “Si usted quiere un futuro diferente, con resultados diferentes, tendrá que aprender a pensar de una manera diferente. No se adapte a lo inaceptable. No acepte continuar viviendo como todo el mundo”, enseña.

Es por eso que en la Universal hay reuniones diarias y cada día de la semana con el objetivo de buscar el éxito en un área de la vida.

Haga una cadena de oración, votos de fe, crea en la transformación y no se deje llevar por el desánimo ni las dudas. Al hacer su parte, Dios reaccionará haciendo Su parte.

El obispo Renato Cardoso y, su esposa, Cristiane también hablan sobre el tema al responder la duda de una mujer que es obrera hace 12 años, pero continúa soltera y, por eso, está frustrada. Vea el consejo dado por la pareja:

“Muchas personas han participado en nuestras reuniones y lo que vemos es que lo que más ayuda a las personas que han tenido resultados, es que llegan a un punto en el que deciden no usar más su ansiedad, su preocupación, su frustración para hundirse más.

Por el contrario, comienzan a usar esa energía, la de frustración, de enojo, de vergüenza, de humillación para cambiar su situación. Y es lo que muchas personas no están sabiendo hacer.

Esta obrera tiene un razonamiento fallido, cree que por hacer mucho para Dios, porque trabaja mucho para Dios, en la iglesia con las personas, automáticamente eso le garantizará la bendición en la vida sentimental. Es decir, “Dios me recompensará por hacer buenas obras en Su casa.”

Y hacer mucho para Dios no le garantiza que será bendecida en el amor, sea usted casada o soltera. Entonces, la obra de Dios no le impide al matrimonio, a la vida sentimental de una persona que vaya de mal en peor. Basta con que usted no haga las cosas correctas o haga las cosas incorrectas, para que su vida sentimental sea un desastre, ¡aun haciendo la obra de Dios!

Entonces, no vaya por ese camino obrera, pensando en que “Si yo hago mucho para Dios, Dios me va a bendecir automáticamente.” No es eso lo que Él enseña en Su Palabra, Dios dice que busquemos para encontrar. Buscar para encontrar. Y no quedarse parada esperando ser encontrada.”

En el caso que usted necesite un consejo, acérquese a la Universal más cercana a su casa y participe en una reunión.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games