Cuidado con la vigorexia


Por supuesto que usted ya ha oído hablar de la anorexia, la impresión de que el cuerpo siempre está más gordo de lo que realmente es, lo que causa desnutrición y puede incluso provocar la muerte. ¿Cree que eso solo es un problema de mujeres? No. Puede afectar a personas de ambos sexos, aunque de hecho predomine en las mujeres. Pero hay otro problema que también afecta a hombres y mujeres, aunque tiene mayor incidencia entre el público masculino: la vigorexia, un trastorno de ansiedad que hace que la persona vea su cuerpo mucho más pequeño de lo que realmente es.
El hombre con vigorexia cree que nunca está lo suficientemente musculoso al mirarse al espejo. Es allí que cae en la práctica de ejercicios físicos exagerados, en el culto excesivo al cuerpo y algunos incluso llegan a optar por los esteroides anabólicos – las “bombas”, intensamente perjudiciales para la salud – o abusan de los suplementos alimenticios, que, utilizados de forma inadecuada, pueden causar mucho daño. Y no nos estamos refiriendo aquí a pequeñas y sencillas enfermedades, sino a pérdidas de órganos, enfermedades cardiovasculares, lesiones en el hígado, disfunción sexual (¡opa!), aumento de riesgo de cáncer (incluso el de próstata), etc.

Algunos vigoréxicos hasta son conscientes de que consumen sustancias ilícitas y peligrosas, pero eso no es suficiente para impedir su impulso de perseguir una “musculatura perfecta”. Otros, incluso, recurren a cirugías plásticas para parecer más ejercitados – sin sudor ni dedicación en el gimnasio, muy fácil, ¿no es cierto?
El nombre científico de la vigorexia es Trastorno Dismórfico Muscular (TDM), un gran descontrol de la percepción de la autoimagen. Los especialistas señalan un problema social entre las causas: la competencia nociva entre algunos hombres para ver quién se convierte en el más “fuerte y musculoso”. Esa disputa nada saludable, ni inteligente, genera aún más insatisfacción respecto al propio cuerpo. Lo que comenzó como una simple vanidad puede terminar como trastornos mentales y serios problemas físicos.

¡No caiga en esa trampa! Practicar ejercicios físicos es algo que debe ayudar a su calidad de vida y no ser motivo de enfermedades o de muerte debido a la… estupidez. ¿Se sorprendió por esa palabra? Paciencia. Este artículo es escrito por hombres para hombres, no para niños pequeños muy sensibles. Siempre con educación y buenos modos, pero sin sentimentalismo.

Volviendo al tema, los ejercicios deben realizarse bajo la supervisión de un profesional de educación física, adecuados a su tipo de cuerpo y a sus condiciones de salud – siempre es bueno ir al médico antes y preguntar – y no porque usted viva comparándose a ciertos “fulanos o menganos” que usted conoce, o a cuerpos que los medios le refriegan todo el tiempo en la cara, creando “modelos” irreales. Es en esa competencia sin noción que muchos son obstinados y no respetan los límites del sentido común y del propio organismo. Eso no dará como resultado algo bueno.

Así es, amigo, la vigorexia es un gran problema, de hecho, una enfermedad. Por eso, es necesario que el hombre reconozca que está enfermo y busque no solo la orientación médica sino también acercarse a sus seres queridos (muy importante), y el apoyo espiritual – porque dentro de cualquier cuerpo, musculoso o no, hay un espíritu que sin él, el cuerpo no vale nada.

Futuro ex barbudo

¿Ha decidido librarse de la barba crecida pero el vello está muy duro y difícil de afeitar? Aplíquele acondicionador para el cabello y déjelo actuar por tres minutos. La crema suaviza el vello y facilita el afeitado.

De la manera correcta

Ejercitarse es importante, pero la actividad solo traerá beneficios si se la realiza correctamente y con objetivos nobles: apuntando a la buena salud, la disposición física y la longevidad. Vea consejos para que la actividad física sea saludable y no una fuente de problemas, en el Desafío #11 del Proyecto IntelliMen, ingresando aquí.

El respeto es fundamental para que haya una buena relación interpersonal. Si usted es hombre y desea cambiar sus actitudes, el momento es ahora. Participe del Proyecto IntelliMen y aprenda cómo ser un hombre mejor. Para obtener más información sobre el grupo haga clic aquí.

Destacados

Notas Relacionadas