Cuando la familia interfiere en el matrimonio

Cuando alguien se casa, uno de los mayores desafíos es deshacerse de los lazos familiares y entender que a partir de entonces formará una nueva familia con su compañero(a). En “La Escuela del Amor Responde” de esta semana, Renato y Cristiane Cardoso aconsejan al alumno Wanderson. Él no sabe qué hacer con la esposa, que siempre le lleva los problemas a los padres. Lea los consejos que le dieron los profesores.

Wanderson- Tengo 36 años y estoy casado hace cinco. Mi relación es muy buena, pero mi esposa les cuenta a sus padres todos los problemas que enfrentamos. Eso perjudica nuestro matrimonio, porque, en vez de resolverlos conmigo, le cuentan nuestros problemas a la familia. Mi suegro incluso ya inventó mentiras acerca de mi intimidad y sobre mi carácter. Dentro del matrimonio ella transmite la idea de que todo está bien, pero, al mismo tiempo, mancha mi imagen delante de sus padres. ¿Debo terminar mi matrimonio o poner un punto final a las actitudes de mi esposa y de mi suegro?

Cristiane- Usted debe poner un punto final a las actitudes de su esposa y de su suegro, y no debe terminar su matrimonio. Su esposa es inmadura y no sabe lidiar con sus problemas. Muchas personas no entienden que casarse es salir de aquella casa, de aquella familia y formar su propia familia. Ellas no entienden y terminan llevando todo lo que sucede en la pareja a los padres y no solo porque necesitan un consejo, sino talvez porque siempre han sido así. Todo el mundo habla de todo el mundo y no hay ningún secreto entre ellos. La manera en cómo fue criada y la ignorancia acerca de la nueva familia que formó con usted es lo que creó ese problema. Ella debe aprender, pero no sirve que usted la critique o se enoje con ella. Usted debe enseñarle y ayudarla a entender que usted es su familia.

Renato- Sé que es muy irritante, especialmente para el hombre, cuando sucede eso, pero no es algo para que usted termine su matrimonio. Usted debe posicionarse frente a ella, porque creo que todo está saliendo de ella. Si los familiares comentan, es porque ella les dio esa libertad. Entonces, el primer paso es cortar el mal de raíz. Hable con su esposa, eso ya debe eliminar el problema. Si no lo elimina y ellos insisten, aunque ella ya no les cuente nada, entonces usted deberá ir hasta sus suegros de manera respetuosa y decirles que quiere privacidad para resolver los problemas entre ustedes. Y su esposa tendrá que apoyarlo en esa conversación para que ellos no piensen que no está de acuerdo con lo que usted dice. Es natural y no es malo que la mujer, especialmente la hija, tenga un canal de comunicación abierto con sus padres. Pero lo ideal es que hablen acerca de temas en los que la aconsejen y no exponer su vida de pareja.

Cuando el hombre no es de conversar mucho, de escuchar, de aconsejar y no tiene un diálogo fluido con su esposa, a veces la mujer se sofoca y termina conversando con alguien. Sin embargo, es mejor que ella hable con alguien de confianza antes de que salga por ahí hablando con las amigas. No todo en este punto es malo. Usted debe saber apreciar. Si los padres tienen una voz de sabiduría, de equilibrio y ayudan a su esposa en ese momento de estrés, entonces permítalo. Pero, si ellos están pasando los límites, usted debe posicionarse.

Cristiane- Usted tiene que hablar con ella con firmeza. No deben pelear ni insultarse. Debe hablar con firmeza. Decirle que debe cambiar esa actitud, que usted quiere ser su esposo, que ustedes son una familia. Conversar de manera respetuosa y explicarle que lo que ella está haciendo los está perjudicando. Explíquele que no se puede tener un matrimonio con la interferencia de otras personas. Alguien tendrá que hacer algo al respecto.

Si usted está atravesando por problemas en la vida sentimental participe este jueves a las 10,16 y especialmente a las 20 h en la Terapia del Amor. Ingrese aquí para conocer la dirección de la iglesia más cercana a su hogar.

[related_post themes=”flat”]

Destacados

Notas Relacionadas