Consagración de pastores en Paraguay

El pasado miércoles 15 de marzo la Universal de Paraguay recibió al obispo Djalma y a su esposa, la señora Lucelaine, que viajaron con una misión especial, consagrar a 7 pastores y sus esposas, quienes fueron aprobados como hombres y mujeres de Dios en la Noche del Novio.

La consagración de un hombre y de una mujer de Dios prueba la aprobación del propio Dios para con su trabajo de salvar almas, su ofrenda diaria por el pueblo sufrido para llevarlos a la Salvación. Cuando ellos reciben la consagración de sus ministerios serán cada vez más usados por Dios para ganar almas y hacer la diferencia en este mundo.

“Espíritu Santo, Tu Palabra habla sobre los requisitos del hombre de Dios que “… sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.”, (1 Timoteo 3:2-7).

Mi Padre presento el aceite, que es símbolo de Tu Espíritu, recuerdo el aceite derramado sobre la cabeza de David, en el momento en que fue derramado sobre su cabeza él recibió capacitación para hacer más por el pueblo de Israel, recibió capacitación para ayudar al pueblo de Israel, para vencer a los gigantes, es en esa fe que presento este aceite. Cuando sea derramada sobre tus siervos, que reciban esta capacitación, que tengan condiciones para que hagan más y mejor para Tu pueblo, que ellos reciban la manifestación de Tu poder. Consagro este aceite confirmando, aprobando el ministerio de cada uno de ellos en el Nombre de Jesús”, oró el señor obispo Djalma antes de proceder a consagrar a los pastores y sus esposas.

El pueblo presente estaba feliz de haber buscado la presencia de Dios, recibido una Palabra que los llevará a la Salvación y compartir un momento tan importante con los pastores de Paraguay.

Destacados

Notas Relacionadas