Concentración en Rosario

La Universal de una de las ciudades más importantes de la provincia de Santa Fe recibió al obispo Djalma, quien realizó una reunión especial en el local ubicado en la Av. San Martín 1143 para más de 1400 personas.

Durante la reunión, el obispo habló sobre las pruebas y la forma en la que Dios las realiza: “Está escrito en Salmos 11 versículo 5, que ‘El Señor prueba al justo.’.

¿Usted se considera una persona de fe? ¿Ha vivido la fe bíblica, que está apoyada en la Palabra de Dios? Si ha vivido esa fe, con toda seguridad usted será probado, porque Dios prueba a aquellos que son justos.

Todo en este mundo es probado, ropa, calzado, comida… Para convertirse en un profesional usted tuvo que ser probado y aprobado. ¿O no? Hasta para obtener un empleo simple se pasa por una prueba, mostrando así la capacidad.

Incluso me acuerdo que cuando tenía 13 años fui a buscar un empleo en un taller mecánico. Llegando allí de inmediato el dueño me dio una lija, y me mandó a que lijara un auto que estaba allí. En 40 segundos más o menos, él me reprobó y dijo que yo no tenía remedio.

Usted que es un empresario serio, antes de poner un producto en el mercado lo somete a una prueba, que es el test de calidad. Incluso para casarse, es necesario antes probar el carácter de la otra persona. En la vida todo se prueba. ¡Y Dios prueba al justo! Y todos aquellos que son probados, pueden ser aprobados. Porque Dios no permite que seamos probados más allá de nuestras fuerzas.

Dios no prueba para conocer el futuro, porque ya lo conoce. Dios no probó a Abraham para conocerlo, sino para que el mundo lo conociera. Y lo bendijo porque él fue probado y aprobado. Si usted es una persona de Dios, algún día su fe será probada. La prueba de Abraham no fue no tener hijos, sino colocar al que tenía en el Altar. La prueba no es el problema, ¡sino vencerlo!

Dios contiene toda el agua del planeta en la palma de Su mano. Si usted contempla los cielos, la Tierra, el mar, pasa a tener una pequeña idea de cuán grande es Dios. Si la creación es infinita, ¡imagínese el Creador! Y hay personas que piensan que pueden aproximarse a ese Ser Soberano, Magnífico, Glorioso, sin pasar por una prueba. Lo que Él tiene para dar es muy grande, mayor de lo que se pueda pedir o imaginar. Siendo así, si la puerta fuese abierta para todos, eso sería una gran injusticia.

Si usted es de la fe, las pruebas vendrán, no para perjudicarlo, sino para ayudarlo, para hacerle bien a su vida”.

Así, las personas que participaron del encuentro volvieron a su hogar con la certeza de que las pruebas que vienen de Dios son para su beneficio y no traen sufrimiento consigo.