Autos pasan por encima de una niña y nada le sucede

El video a continuación se hizo viral en las redes sociales a principios de mayo. Que trae imágenes de cámaras de seguridad de la provincia de Sichuan, en China, que muestran dos autos pasando por encima de una niñita de solo 2 años de edad.

La policía le informó a la prensa local que la abuela de la niña se encargaba de ella y, en un momento de distracción, permitió que la niña corriera por la calle. De acuerdo con las autoridades, los automóviles pasaron por encima de la pequeña porque los conductores no pudieron verla.

“El video de las cámaras de seguridad del lugar y nuestras primeras investigaciones mostraron que cuando la niña atravesaba la calle corriendo estaba en un punto ciego del primer auto y el conductor no la vio”, explicó un policía. “El siguiente auto estaba moviéndose tan cerca del primer auto que el conductor tampoco pudo ver a la niña. Entonces los dos le pasaron por encima.”

Afortunadamente la pequeña permaneció en una posición en la que los dos automóviles, con sus pisos altos, pasaran por encima de ella sin herirla. Vea a continuación:

El libramiento

Ciertamente esa niña no murió en el accidente porque Dios la protegió. La Biblia afirma que “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará el Señor. Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrantado.” (Salmos 34:19-20). Y una vez más, el Libro Sagrado probó ser verdadero.

“En este mundo, nadie está libre de las aflicciones. Justos e injustos, todos están sujetos a los reveses de la vida. Al fin de cuentas, vivimos en un vaso de barro y en un planeta tomado por el mal”, afirma el obispo Edir Macedo. “Pero, está escrito, prometido, determinado y profetizado que Dios no solo conoce todas nuestras aflicciones, sino que también promete librarnos de TODAS ELLAS.”

Librar al justo de sus aflicciones, sin embargo, no significa librarlo de la muerte física. Por el contrario, todos los hombres, justos o no, están destinados al fin de la vida terrenal y al juzgamiento que le concederá la Vida Eterna o el sufrimiento. Pero, cuando, nadie sabe.

Lo cierto es que, sea cuando fuere, debemos estar listos para responder por nuestras acciones delante de Dios.

¿Quiere saber más sobre el tema? Entonces visite la Universal más cercana a su casa hoy mismo y converse con un obispo, pastor u obrero.

Destacados

Notas Relacionadas