Antes y después: mil días sin consumir heroína

La decisión de dejar de consumir drogas, generalmente, está acompañada de un período extremadamente tenso para el adicto y los que conviven con él. La abstinencia suele estar marcada por la inestabilidad emocional, además de otras sensaciones físicas y psicológicas, fruto de la ausencia de estupefacientes.

Recientemente, una mujer – que no quiso decir su verdadero nombre – compartió, en una red social, su experiencia de no consumir heroína durante mil días. Se identificó solo con un nombre ficticio “DisregardThisOrDont” (algo así como “ignore esto o no”, en traducción libre) y también publicó fotos del antes y el después de dejar de consumir drogas (arriba) para celebrar e incentivar a otras personas.

“En la foto con el cabello rubio estaba en un estado deplorable. Estaba en abstinencia y en ese punto el vicio ya había tomado cuenta de cualquier pensamiento que me viniera a la mente. Me corté el cabello y me puse tantos químicos que se quebraba. Arranque mis pestañas hasta que casi desaparecieron y tenía heridas del tamaño de monedas”, relató.

En cuanto a la veracidad de las fotos, la joven aún contó cómo, en ese período, era grosera con la madre y que se sentía mal por la abstinencia, pero que lo superó. “La foto de la derecha es de una persona totalmente diferente. Es alguien que se ama a sí misma. Mi mensaje para los que todavía están pasando por eso es: nunca tengan miedo de pedir ayuda.”

Cura definitiva

Los adictos deben tener coraje y determinación para liberarse de la adicción. La fuerza de voluntad es necesaria, pero solo hay una manera de estar seguros de que el vicio no volverá: cuando el Espíritu de Dios libera y habita dentro de la persona.

En el tratamiento para la Cura de los Vicios, en la Universal es posible vencer esta situación.

La reunión se realiza los domingos  a las 15h, en la Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070 o haga clic aquí y encuentre las iglesias donde se lleva a cabo el tratamiento.

Destacados

Notas Relacionadas