“A mi hijo no le quedó ninguna secuela”

“A mi hijo no le quedó ninguna secuela”

Por

Ester: “Mi vida estaba muy mal, era débil. Fue duro porque mi hijo estaba en el vicio de la droga, él se encontraba muy enfermo. Pero fui participando de las reuniones y con el tiempo comprendí como luchar. Comencé a pedir por él, a obedecer y a perseverar. Me llevó tiempo, pero finalmente, en los Casos Imposibles, vencí.

Hoy, mi hijo está al servicio de Dios, totalmente transformado. No le quedó ninguna secuela de las drogas, aunque muchos médicos aseguran que consumir le atrofia el cerebro al adicto. El Señor hizo una obra impecable en mi hijo”.

Ella también estaba pasando por problemas económicos, pero la fe la ayudó a salir adelante y logró sacar a su familia de una situación insostenible: “Al principio yo no quería diezmar, porque tenía siete hijos y yo era el único sostén de mi hogar. Trabajaba todo el día y todo lo que ganaba era para ellos, pensaba que si devolvía el diezmo me iba a faltar. Hasta que decidí probar, comencé a diezmar y empecé a ver los resultados. A medida que yo daba, en mi casa había más abundancia”.

Participe de la reunión de los Casos Imposibles. Sábado a las 7, 9, 15 y 20 h en Av. Corrientes 4070, Almagro.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al 5252-4070.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este periódico,como en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games